Tu carrito

Tu carrito está vacío

Parece que todavía no agregaste nada a tu carrito. explorá nuestro catálogo y renová todo.

Compartir

Bienvenidos al blog de drapie

El primer marketplace boliviano de ropa de segunda mano

Las bienvenidas, las despedidas, las presentaciones, son formalidades de la interacción social para las que, francamente, no soy bueno. Y como lo último que quisiera es empezar la historia de este blog con formalidades impersonales o máximas del marketing, me gustaría contarte la historia de drapie:

La concepción de drapie

Aunque me lo pidan, no podría determinar de manera exacta la concepción de drapie porque más que fechas o efemérides, recuerdo con mayor claridad los diálogos y situaciones que empujaron a su creación. 

El primero de estos diálogos tuvo lugar en una mesa de bar en el medio de Plaza Serrano, en el barrio de Palermo, Buenos Aires. En ese momento, Ivo y yo,  debatimos sobre un proyecto digital que nunca terminaríamos de concretar porque, entre otras cosas, las circunstancias para llevarlo a cabo no eran las ideales así que el asunto no pasó de una discusión trasnochada.

Más adelante en el tiempo, volvimos a tener discusiones similares, que por uno u otro motivo descartábamos rápidamente.
Sin embargo, pasado un tiempo y en una tarde gris de mayo del 2017 nos juntamos a ver un River-Central que terminó en un amargo 0-0. En el entretiempo de ese partido, Ivo plantó la semilla de lo que hoy es drapie: ¿qué tal si hacemos un sitio de internet para vender ropa de segunda mano comprada por nosotros?

La idea era cruda y básica todavía faltaba mucho por refinar y muchos contratiempos que sortear.
Y así, con más entusiasmo que claridad, decidimos que ésta era la oportunidad que no habíamos tenido en el pasado y que la ibamos a llevar a cabo como sea.

La evolución del concepto

A medida fuimos hablando acerca del producto, nos dimos cuenta que la idea original que teníamos podía ir mucho más allá del alcance original.

¿Por qué simplemente vender un catálogo limitado de ropa de segunda mano si podíamos ayudar a otras personas a hacerlo?

Así nació una versión cuasi-definitiva de lo que hoy es drapie: un mercado abierto en el que cualquier persona puede poner a disposición la ropa que ya no usa para las personas ávidas de encontrar esa prenda especial que de otra manera no podría encontrar.

Ahora, es probable que estés pensando "Ah, que interesante! Una feria de ropa usada en línea"

No habría demasiadas diferencias entre lo que describí y una versión online de la feria de Cumavi, ¿cierto?

No lo creemos así, el medio en el que drapie se desenvuelve nos permite lograr cosas inalcanzables en el intercambio comercial tradicional.

Sin entrar en los controvertidos aspectos del comercio de ropa de segunda mano, como la procedencia de la ropa que compramos en las tradicionales ferias de ropa usada, me gustaría explicar porque una iniciativa como la nuestra puede ayudar a solucionar algunos de los problemas que surgen de ese tipo de comercio.

Nuestra visión: la tecnología como correctora de deficiencias

El uso de la tecnología para establecer un mercado de ropa de segunda mano es un aspecto esencial de lo que hace drapie.

Una de las razones por las que la idea fue concebida en mayo de 2017 y recién lanzada el público en 2018 fue el hecho de que no estábamos lanzando un e-commerce tradicional, que se puede hacer en cuestión de días sino que elaborábamos una plataforma que pueda adaptarse a las necesidades de nuestro público en el tiempo.

Un marketplace como el nuestro puede hacer más eficiente el intercambio de ropa de segunda mano a través de las ventajas que ofrece la tecnología.

Algunas de estas razones son

  • Comparación de precios:  en una feria tradicional, los precios de la ropa son un item complicado. Si bien es cierto que podemos comparar los precios que nos ofrecen contra una referencia mental, es muy complicado, sino imposible, hacer lo mismo con respecto a otras prendas similares. Eso es algo fácilmente solucionable con un mercado como drapie. Además, como no estamos en el negocio de esquilmar al cliente por beneficios a corto plazo, nuestros precios son competitivos, incluso si se los compara con los de las tradicionales ferias de ropa usada
  • Exploración: como es obvio, explorar una feria tradicional, implica caminar a lo largo de sus interminables pasillos y explorar el catálogo disponible a los ojos de una vendedora que no nos ve con buenos ojos a menos que le compremos algo. En el caso de drapie, buscamos que nuestra interfaz de usuario facilite la experiencia de encontrar lo que estás buscando. Hoy lo hacemos filtrando categorías, fechas de publicación y precios, pero en el futuro lo haremos en función de la forma en la que usas la plataforma.
  • Tiempo: queremos lograr que drapie se transforme en el lugar defacto al que acudes cuando estás buscando una prenda determinada. No importa si la viste en nuestro catálogo o no, la idea no es ser el premio consuelo de la ropa que realmente querías, sino que queremos ser el primer lugar al que acudas cuando estés buscando algo que ponerte.
  • Venta: permitimos que cualquiera persona publique ropa para la venta y tenemos como objetivo hacer de esta experiencia algo simple y conciso. Sabemos que podés publicar tu ropa en algún grupo de Facebook de ropa usada, pero nuestro objetivo es ofrecerte las herramientas para que publicar con nosotros te ofrezca ventajas que las redes sociales no te pueden ofrecer. 
  • Catálogo: aunque hoy no tenemos demasiado que presumir, nuestro objetivo es lograr que nuestro catálogo sean tan amplio como para no dejar a ninguna de nuestras clientas con ganas de más. Aún nos falta camino por recorrer, pero tenemos la certeza de que lo lograremos y de que será uno de los puntos por los que nos preferirán en el futuro.


Nuestra misión: un mercado abierto y amigable

A mediano plazo, la visión de drapie es la de abandonar el modelo de publicación moderada, en el cual nosotros aún participamos en la decisión de lo que se publica y lo que no se publica, en favor de un modelo abierto para el vendedor.

¿Por qué no lo hacemos hoy mismo? Básicamente por la incertidumbre de no conocer a nuestras vendedoras y compradoras.

Sabemos que un mercado abierto y amigable como el que queremos lograr, requiere que conozcamos a nuestro público y personalicemos su experiencia de manera acorde.

De nada serviría que abramos la publicación de ropa para la venta hoy, si no estamos seguros de que el resultado de eso fuese un catálogo mejor para nuestras compradoras.

Pero tenemos bien en claro que no podemos intermediar en el proceso de publicación para siempre, lo hacemos solamente porque queremos ofrecerle lo mejor a nuestras primeras clientas.

El futuro de drapie

Si bien tenemos todas las intenciones de hacer de drapie un referente del mercado de ropa usada a nivel Bolivia, nuestro futuro está en tus manos.

Lo único que podemos hacer para cambiarlo es cumplir con nuestras promesas y darte el mejor servicio que podamos.

Todo lo demás, es jerga o ilusión